DATA BÁSICA

Convocados por la tierra del canto, el sol y los buenos vinos

Cuestión de nombre

La cuna de los mejores sabores

El sabor frutado

DATA BÁSICA

Nombre original: Cafayate.

Fecha de fundación: 16 de abril de 1582.

Fundador: Hernando de Lerma.

Habitantes: 65.291 aproximados CENSO 2001.

Algunos atractivos turísticos: Quebrada de las Conchas, Garganta del diablo, El Anfiteatro, Los Castillos, Los Médanos y La Serenata.

---------------------------

Convocados por la tierra del canto, el sol y los buenos vinos

A ella se la siente de a poquito, desde que vamos llegando, cuando ya suena en la sangre su llamado.

Linda nos aguarda en colores y sabores que despiertan canciones. Salta estallará en alegría en Cafayate.

¿Por qué ciertos lugares, sólo por su nombre, son verdaderas e incuestionables marcas en el turismo nacional e internacional?. Se puede decir que las razones radican en sus atractivos paisajes, la historia que hicieron o alguna singular belleza natural. En el país hay miles de lugares bellos, históricos y con ciertas particularidades, sin que por esto convoquen, sólo por nombrarlos, deseos de visitarlos una y otra vez.

Cafayate, desde la alegre música que despierta su nombre, es uno de estos lugares únicos. Posee paisajes que quitan el aliento y también calman el espíritu. Tiene historia y estirpe calchaquí, española, inmigrante y criolla. También se realiza la Serenata y se toman los mejores y más ricos vinos. Tal vez esto parecería suficiente, pero en realidad, tanto sea para sus habitantes como para los que la conocen y la aman, no refleja totalmente la realidad.


Cuestión de nombre

Cafayate es Cafayate por lo dicho, indudablemente, pero mucho más por los sudores y amores de hombres y mujeres que hicieron la mística de una tierra amada por el sol. Por los que plantaron en tierra india las semillas de la vid bíblica, por los esfuerzos de miles de brazos y mentes estudiosas en perfeccionar sabores.

Entonces Cafayate es como la amada, que en cada uno de sus rincones, cuando está en calma o cuando estalla, despierta nuestro amor.

Y entre los encantos que ofrece generosa, uno que la identifica en el mundo, son sus vinos.

Ingresando desde el norte por la ruta nacional 68, la Quebrada de las Conchas nos recibe y asombra con el cañón de la Garganta del Diablo, y pocos kilómetros más allá, con las inmemoriales formaciones geológicas de El Anfiteatro, Los Castillos o los Médanos, ideales estos últimos para recorrerlos cantando acompañados de la pareja y el obligado torrontés o cabernet, sabores de la vid típicos de la zona.

Precisamente los viñedos serán los que nos anuncie el pueblo del encanto. Y a su misma entrada, la bodega clásica del Valle Calchaquí: La Banda, de la familia Cordova y Murga. Su origen data de la segunda mitad del siglo pasado, desde la época en que se fueron haciendo los vinos más tradicionales de los salteños, tanto por su elaboración artesanal como por su calidad.

La fama de estos viñedos no es casual. Abrazada la tierra por el arroyo Don Lelio y el río Chuscha, el sano ambiente seco y soleado se combina con la humedad subterránea. Desde allí surge el sabor más premiado en el mundo: el torrontés.

Inaugurando la temporada turística salteña, que se ofrece para los salteños y que con obvia hospitalidad se extiende a mujeres y hombres de buena voluntad que quieran amar el suelo gaucho, el próximo viernes comienza en Cafayate la Tercera Fiesta Nacional del Vino Torrontés edición 2001.

En ésta se reúnen lo mejor de los vinos con las más ricas comidas y dulces de Salta y la región. Además, actividades académicas para los estudiantes de turismo, exposiciones gastronómicas, y como no podía ser de otro modo, la música, la poesía, el canto, el baile y la tradición que llega desde lo mas querido del Valle Calchaquí hasta que el sol se levante sonriente desde los cerros.


La cuna de los mejores sabores

La vid tiene sus antecedentes en Salta desde 1556, cuando llega desde el Perú de mano de los jesuitas. Las variedades de cepas francesas se plantaron a partir de 1886. Fueron traídas por don Wenceslao Plaza a su finca La Perseverancia en las tierras de Animaná, lo mismo que hizo don Sigfredo Brachieri en Cafayate.

Pero el primer establecimiento de elaboración sistemática se remonta a 1857, con la Bodega llamada La Banda, -originalmente de propiedad de la familia Peñalba, posteriormente de los Chavarría, Lávaque, Velarde Murga y ahora de Córdova- por las márgenes de agua que la tuvieron como cuna. En esta tierra se logra uno de los sabores más premiados del mundo.


El sabor frutado

El particular sabor frutado y distinguido del torrontés, es obra de los rayos del sol, efecto conocido como "heliofanía'. La calidad del torrontés depende de su "prensada"; a diferencia de los tintos, los cuales se ennoblecen con el añejamiento.

Algunos de los establecimientos más afamados son las bodegas Etchart, Michel Torino, La Rosa, La Banda y Córdova y Murga, Lávaque, Nanni, Peñalba Frías, San Pedro de Yacochuya, las cuales elaboran distinguidos Torrontés, Chardonnay Chevin y tintos como Borgoña, Cabernet Sauvignon y Malbec Merlot, entre otros sabores de alta calidad.